Es que es muy conflictivo (I)

La etiqueta de “conflictivo” se coloca a menudo, y con cierta ligereza; la verdad es que pesa pesa un montón: “es que es tan conflictivo que evito discutir con él”. “Es muy conflictiva, así que no creo que una mediación funcione con ella”. “Me tachan de conflictiva, me dicen que todas las discusiones las empiezo yo ….”
La mediadora americana untitledTammy Lenski hablaba hace poco de esto, poniendo los ejemplos  de arriba, y explicando cómo, en su práctica como mediadora, había oído un sinnúmero de veces estos comentarios. A mí también me suenan, tanto en mi vida personal como en la profesional, y, como a ella (y como a todo el mundo, supongo), siempre que los escucho me hacen encogerme un poco.
Dejamos aparte, desde el principio, aquellos casos en los que nos encontramos ante alguien “realmente” conflictivo o violento, alguien con problemas, con una patología. Aquellos casos en que existe algún tipo de desorden afectivo, que da lugar a este tipo de actitudes, de manera muy marcada. Este post no va de eso.
Me refiero al manejo y colocación a otros, más o menos habitual, de la etiqueta “conflictivo”. Es que es tan fácil! Sólo parece tener ventajas ponérsela a aquellos con quienes disentimos, más o menos intensamente; no tiene coste, y nos sirve para eludir nuestra responsabilidad, utilizando una pantalla a la que intentamos atraer a simpatizantes con nuestra causa. Lo que quizá no se tenga en cuenta, es que una vez colgado el sambenito, quien lo recibe difícilmente puede defenderse, además de que no se lo podrá sacudir, o al menos no sin muchísima dificultad y haciendo esfuerzos muchas,veces inútiles, que no resultan. ¿La conclusión? El “conflictivo” intentará defenderse a toda costa, justificarse, y casi inevitablemente, se producirá una escalada en el conflicto que pueda haber. Y, no lo olvidemos, si somos nosotros, quienes ponemos la dichosa etiqueta, no sólo obtenemos ventajas. También pagamos un precio. El no considerar una oportunidad disentir con alguien “conflictivo”, supone muchas veces no afrontar un problema nuestro, y casi siempre generar dolor de manera irresponsable..
Si estás incómodo en medio de un conflicto, prefieres evitarlo, te pones fácilmente nervioso con las emociones que este (por pequeño que sea) hace salir, puede ser muy tentador considerar a la otra persona como altamente conflictiva. Hombre, dirás que comparado contigo, lo es, eso desde luego!!!! Colgarle la etiqueta reduce drásticamente la necesidad de explicar (a ti mismo y a los demás) que existe una brecha entre cómo actúa él, y lo que tú preferirías que sucediera.
Pero ¿es eso justo? ¿No sería mejor decir que él está más cómodo que tú en el conflicto, o que te estresa discutir con él porque no te manejas bien en esa situación, o incluso, que preferirías que el otro estuviera un poco menos cómodo, y tú más?
Conclusión: Sin ánimo de generalizar, parece conveniente no usar una etiqueta que provoca resistencia y sufrimiento, en vez de, de manera mucho más efectiva, esforzarnos (sí, hay que esforzarse) en explicar qué preferimos, o aclarar en qué somos distintos.
Seguiremos viendo ejemplos de mal uso de la nada inofensiva etiqueta.

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en Uncategorized | 1 comentario

Abogados que asesoran a sus clientes durante un proceso de mediación

Acerca de este tema, tanto en el blog de @hayderecho como en la web de la Fundación Notarial SIGNUM publicamos un artículo, junto con Fernando Rodríguez Prieto, Notario y mediador. Pulse aquí para acceder al contenido

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en CUESTIONES JURIDICAS DE INTERÉS | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Y si viene a mediación el típico abusón?

ABUSÓNEn muchos conflictos, aparentemente una parte tiene más margen (o más poder) para negociar que la otra, regatea descaradamente, e intenta utilizar su mejor situación en su propio beneficio; nos podemos encontrar ante el típico “abusón” a simple vista. Bueno, parece que esto puede estropear la mediación rápidamente.
Cuando se percibe un desequilibrio de este tipo, y la parte “más fuerte” intenta aprovecharlo, es fácil que sintamos la necesidad de “hacer justicia”; pero hay que tener en cuenta que no resulta fácil tratar con los intentos de manipulación de una parte, y tratar de dar soporte a la más débil, sin que nos asalten dudas acerca de nuestra neutralidad. ¿Cómo puedo tratar los intentos de manipular a la otra parte? Creo que el mediador puede actuar de dos maneras: o siendo algo así como un árbitro, o dando un paso atrás y dejando a las partes que lo trabajen. Sin dejar de ver que, efectivamente, y según algunas escuelas de mediación esto puede ser realmente útil, no creo que la neutralidad signifique algo así como “no existir”. Para otros el mediador es algo así como un árbitro deportivo, y, consecuentemente, tiene que asegurar el “juego limpio”.
Dotar de fuerza, aunque sea de forma indirecta o involuntaria a un regateador, a nuestro abusón, no contribuye a ese juego limpio.
Precisamente porque la mediación es un proceso voluntario para llegar a un acuerdo y el mediador es una persona neutral que cuida a las partes y al propio proceso, no deberíamos tener reparos en pitar una falta cuando la vemos. Que hagamos esto en una sesión conjunta o en un caucus, dependerá de cada caso. Si vemos que quien actúa así se va a sentir juzgado, cosa que no queremos, o -mucho menos todavía- avergonzado en presencia de la otra parte, podemos hablarle en una sesión individual. Si, en cambio, queremos tratar este asunto en una sesión conjunta, y de una manera directa, podemos utilizar frases de no juicio, y en primera persona. Por ejemplo: Si yo estuviera en la situación de Juanito, quizá me sentiría un poco encogida en este momento. ¿Es esto lo que está pasando? o ¿lo estoy viendo de manera incorrecta? Este tipo de preguntas da una salida a la parte más fuerte si realmente se estaba comportando como creíamos. Le permite situarse de nuevo en la búsqueda del acuerdo sin tener que admitir que estaba intentando forzar a la otra parte a rendirse ante su mayor fuerza.
Por otra parte, y no nos olvidemos de esto nunca, tanto nosotros como la otra parte podemos estar viendo la situación incorrectamente, en cuyo caso estaremos dando a nuestro “abusón”, que supuestamente es más fuerte, la oportunidad de aclarar esa percepción no real. Y a nosotros de corregirla.
El lenguaje corporal de las partes suele darnos muchísima información. Reconocemos las expresiones de miedo y las posturas defensivas cuando las vemos; pero no las demos por infalibles, podemos estarnos equivocando. Es importante preguntar siempre (o casi siempre) para comprobar si nuestra apreciación es real.

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en MEDIACIÓN, MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL, MEDIACIÓN FAMILIAR, NEGOCIACIÓN, TÉCNICAS | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mediación Mercantil en Estados Unidos

imagesCinco Días publica hoy una noticia relativa a las compañías Apple y Samsung, que, ante un conflicto de patentes sobre sus smartphones, han optado por acudir inicialmente a una mediación. Ojalá nuestras empresas vean las ventajas de esta posibilidad.

Pueden ver la noticia aquí

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

PUBLICACIÓN DEL REAL DECRETO 980/2013, DE DESARROLLO DE LA LEY 5/2012, DE MEDIACIÓN

Ha sido publicado en el BOE hoy, 27 de diciembre de 2013, y entrará en vigor a los tres meses de esta fecha, esto es, el 28 de marzo de 2014, el Real Decreto que desarrolla la Ley 5/2012, de Mediación en asuntos civiles y mercantiles. El esperado Reglamento regula condiciones de acceso a la actividad profesional de los mediadores, creación de un listado de mediadores, y funcionamiento de instituciones de mediación, entre otros.

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2013-13647

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en CUESTIONES JURIDICAS DE INTERÉS, MEDIACIÓN, MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL, MEDIACIÓN FAMILIAR | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

NO A LAS TASAS JUDICIALES

No a las tasas

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en CUESTIONES JURIDICAS DE INTERÉS, MEDIACIÓN, MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL, MEDIACIÓN FAMILIAR, NEGOCIACIÓN, TÉCNICAS, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

LA MEDIACIÓN Y LAS PERSONAS

Hace tiempo me refería a Miquel Tort, y concretamente, a una entrada que publicaba en su blog (www.solomediación.es), que, sólo por el nombre, me llamó mucho la atención.  “La mediación la llevamos dentro”. Escribí algo, que hoy he releído, y vuelvo otra vez a darme cuenta de que no puedo estar más de acuerdo con él. ¿Quién no se siente impotente a veces para comunicarse, cuando se encuentra frente a un conflicto? ¿A quién no le ayuda percibir, poco a poco, que lo aborda en un espacio de confianza?  ¿quién puede resistirse -con facilidad-  a un planteamiento en el que la premisa es alcanzar un acuerdo en el que todos ganen?  Y, por último,  ¿quién de nosotros no necesita una atención cuidadosa, escucha atenta, y ayuda, especialmente cuando un conflicto le hace percibir que tiene un problema que le cuesta abordar, o que le irrita, o que le altera?

Si  las anteriores preguntas tienen, con facilidad, una respuesta en primera persona, es que quien esto lee, lleva la mediación dentro. Atención a ello, porque es una pista importante que merece la pena escuchar.

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en MEDIACIÓN, MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL, MEDIACIÓN FAMILIAR, NEGOCIACIÓN | 1 comentario

Balance de un año de vigencia de la Ley 5/2012, de Mediación Civil y Mercantil. Simposio organizado por GEMME

Con el título que encabeza el post de hoy, tuvo lugar los días 26 y 27 de septiembre últimos el III Simposio Tribunales y Mediación en España, organizado por GEMME España. GEMME es la Asociación Europea de Jueces por la Mediación.

Toda la información sobre el Simposio, está colgada en la web oficial de este: www.mediacionesjusticia.com

Nos referiremos, por su evidente interés, al Simposio en posteriores ocasiones. Es posible acceder al programa en el siguiente link:

http://mediacionesjusticia.files.wordpress.com/2013/09/iii-simposio-gemme-mediacion-y-tribunales-nuevo7.pdf

El aforo previsto, 400 personas, se completó con bastante antelación al cierre del plazo para formalizar inscripciones;  tuvieron lugar intervenciones destacadas; en cualquier caso,  quedó patente el interés que a día de hoy suscita la mediación, que es tan grande como el retraso que está teniendo lugar tanto en su regulación efectiva (pendiente el Reglamento de desarrollo desde hace más de un año, en que publicábamos aquí el texto del Proyecto sometido por el Ministerio de Justicia a los distintos órganos de consulta) como en la imprescindible adopción de medidas de fomento de la misma.

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en CUESTIONES JURIDICAS DE INTERÉS, MEDIACIÓN, MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL, MEDIACIÓN FAMILIAR | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

LA FALACIA DE UNA MEDIACIÓN FALLIDA

A veces una mediación no concluye con un acuerdo; ¿Significa esto que el proceso de mediación ha fracasado?
Sobre esta cuestión el prestigioso CEDR tiene publicadas a finales de agosto unas interesantísimas reflexiones, que no me resisto a compartir aquí, recordando algunos de los asuntos en los que he mediado, y no ha sido posible firmar un acuerdo como cierre de la mediación.
Coincido plenamente en que los clientes que acuden a una mediación suelen poner de manifiesto, desde el primer momento, su preocupación acerca de las posibilidades de éxito del proceso, que se traduce en preguntas muy concretas acerca de esta cuestión en la sesión inicial. No sin advertir acerca de su protagonismo acerca de este asunto, sí es bueno contarles algunas ventajas añadidas que, con independencia de la obtención de un acuerdo (que en última instancia, dependerá de ellos), el propio proceso les va a dar:
La primera es la creación de un espacio al que las partes acuden, que lleva implícita la posibilidad de ser escuchados por el otro. Incluso en el caso de que no se obtuviera un acuerdo final, no olvidemos que para los mediados es esencial contar su historia, su versión. Dirigirse a la otra parte para hacerlo no es fácil sin ayuda, y no olvidemos que, cuando acuden, sí suele haber (salvo excepciones) ya una sensación de fracaso, o al menos de incapacidad de comunicarse. No importa qué tipo de asunto estemos mediando, cada parte va a experimentar emociones incómodas, que son causa y consecuencia del conflicto: rabia, miedo, arrepentimiento, envidia, preocupación por el futuro … La mediación es un espacio seguro para que esas emociones sean expresadas, y contenidas. El mediador, como canal de comunicación que es, ha de facilitar que así sea. Dependiendo de en qué escuela se base, el abordaje de estas será distinto, pero siempre van a ser atendidas. ¡Cuántas veces, tras una mediación sin acuerdo, y sobre la base de lo trabajado, las partes, que han obtenido una aproximación mucho más emocional a su conflicto, continúan una negociación y alcanzan un acuerdo posterior!
En segundo lugar, la mediación proporciona a las partes y, en su caso, a sus abogados, una aproximación mucho más realista al conflicto. La posición inicial, tan inherente a la condición humana, de dar vueltas, de fortalecer el discurso que nos avala, que nos hace “cargarnos de razón” y el miedo a que en éste haya debilidades, impide esta visión. El mediador puede ayudar a que las partes vean lo que les cuesta ver, y valoren el riesgo de no llegar a acuerdos. Una vez más, aún en una mediación que no se cierra con acuerdo, las partes y sus abogados, que se llevarán consigo un equivalente a un análisis DAFO, estarán mucho más abiertos, siquiera sea a valorar los riesgos de mantener la situación, o iniciar otro tipo de acciones, que el que antes tenían.
Como señala Nikola White, las partes, incluso si la mediación ha resultado “fallida”, habrán tenido la oportunidad de ver tanto la fotografía grande, como la pequeña de su conflicto. La grande es una revisión estratégica mucho más global de este. La pequeña es que la mediación ayuda a las partes a ver, a sentir la posibilidad y el interés de reducir las cuestiones que les separan. Al llegar, el problema parece tan grande, que “los árboles no dejan ver el bosque”. Un mediador experto puede ayudar a las partes a identificar las cuestiones reales que integran el conflicto. los acuerdos “post mediación” (que, como ya he dicho, son frecuentes, y de los que también hay que hablar) se basan, al menos en mi experiencia, en una consecuencia natural de la mediación: una percepción mucho más clara de los intereses, necesidades y razones de la otra parte.
Y además, muchas veces, las partes necesitan tiempo para procesar lo visto en el proceso de mediación, antes de plasmar un acuerdo.
Si todo lo anterior sucede (y sucede, es real) ¿son realmente “fallidas” las mediaciones que no concluyen con un acuerdo? Desde luego que no.

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en MEDIACIÓN, MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL, MEDIACIÓN FAMILIAR | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

CURSOS DE VERANO DE EL ESCORIAL. LA MEDIACIÓN

CURSOS DE VERANO DE LA COMPLUTENSE

Dentro de los Cursos de Verano de El Escorial, de la Universidad Complutense, los días 15 y 16 de Julio ha tenido lugar un Seminario sobre “La Mediación y otros Medios de solución de conflictos” organizado por el Consejo General del Notariado, en el que tuve el placer de participar. Pinche en el link para ver noticia relacionada

xurl.es/dc2hd

Un pequeño error de transcripción me atribuye la afirmación de que la mediación no es aplicable en cuestiones como la pensión alimenticia; en realidad, quise expresar que la pensión de alimentos entra dentro de la categoría de derechos indisponibles por las partes, y que la renuncia absoluta a dicha prestación no puede, conforme a Ley, someterse a mediación.

 

 

 

  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Publicado en MEDIACIÓN, MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL, MEDIACIÓN FAMILIAR, NEGOCIACIÓN | Deja un comentario