Home > Entradas > MEDIACIÓN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

MEDIACIÓN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

 

La mediación ayuda. También en tiempos difíciles.

La declaración del estado de alarma del pasado día 13 de marzo, ha supuesto, entre otras muchas cosas, la paralización de todas las actuaciones judiciales civiles y mercantiles en España.

Sin embargo, no sólo no deja de haber conflictos: ni en las familias, ni tampoco en las empresas; posiblemente suceda lo contrario. El miedo. La incertidumbre. Situaciones de convivencia estrecha cuando las cosas no van muy allá. La presión a que todos nos encontramos sometidos. La preocupación por las consecuencias económicas de la paralización de la economía, si no hablamos de cambios en la situación laboral de cada uno, y de los más cercanos …. desatan en nosotros emociones que, inevitablemente, condicionan nuestra forma de relacionarnos con nuestro entorno.

Quienes ya tienen un acuerdo o una Sentencia que resuelven un conflicto, no lo tienen más fácil. Si la situación actual hace que el cumplimiento se resienta, sufren. Reviven la situación por la que tanto les costó transitar. Además, necesitan soluciones.

Si la administración de justicia, antes de esta pandemia no podía dar respuestas rápidas a los problemas que se le planteaban, la situación no va a mejorar.

Por eso, este puede ser un buen momento (incluso uno en el que resulte imprescindible) para valorar estrategias y abordajes diferentes para manejar los conflictos de nuestras vidas.

La mediación sigue aquí; no olvidemos que puede llevarse a cabo por medios electrónicos, por videoconferencia u otro medio análogo de transmisión de la voz o la imagen, siempre que existan garantías acerca de la identidad de los mediados. Y también respeto a los principios de que la rigen: Voluntariedad; confidencialidad; igualdad; neutralidad del mediador, buena fe ….

Vivimos momentos, que suponen un reto muy doloroso para nuestra sociedad, especialmente para los más frágiles. Es bueno recordar que una de las mayores ventajas de la mediación es que, a veces, la manera de abordar un conflicto, encierra posibilidades de futuro, esperanza. Que el esfuerzo inicial que las partes hacen, suele dar lugar, muchísimas veces, a que mantengan la relación, e incluso, la mejoren. Da igual si estamos ante una situación de una familia, de una empresa, o entre varias.

La mediación ayuda. Anímese a probar.

BUFETE MIJANGOS

Diego de León, 22, 5º Izq. 28006 Madrid

914 353 506

info@bufete-mijangos.es

Horario


Lunes-Viernes

10:00-14:00

16:00-19:00