Home > Entradas > CAMBIO DE PARADIGMA EN LA GESTIÓN DE CONFLICTOS

CAMBIO DE PARADIGMA EN LA GESTIÓN DE CONFLICTOS

CAMBIO DE PARADIGMAEn su estupendo libro “Cómo Analizar los Conflictos” (Ed. Paidós, Barcelona, 2007) Josep Redorta, Abogado y Mediador, realiza un interesante y pormenorizado análisis acerca de la tipología de conflictos, a fin de que pueda ser utilizada como una herramienta de mediación.
El análisis de conflictos es un área  relativamente nueva, y ello implica, en este campo,  no ya la existencia de teorías muy diversas, sino que, además, algunas de ellas sean abiertamente contradictorias. Watzlawick, Beavin y Jackson, en “Teoría de la Comunicación Humana” (Herder, 1991), “En tanto la ciencia se ocupó del estudio de relaciones lineales, unidireccionales y progresivas, de tipo causa-efecto, una serie de fenómenos muy importantes ha permanecido fuera del inmenso territorio conquistado por el conocimiento científico en los últimos cuatro siglos”. Son incontables los expertos en solución de conflictos que parten de la base de lo complejo y lo impredecible, y manifiestan este punto de partida como algo, que, necesariamente, deberá tenerse muy en cuenta en este campo. Nuestra Sociedad se encuentra, pues, ante un mero esbozo de cuáles serán las líneas de pensamiento y actuación en el campo de resolución de conflictos en los años venideros, en que, sin duda, se irá avanzando, por ser esta una cuestión muy demandada.
A lo largo de la historia del pensamiento, cambios de paradigma han supuesto cambios en el mundo. Del pensamiento lineal, basado en principios aristotélicos y caracterizado por el principio de causa-efecto, y por ello, determinista, hemos hecho un camino hacia el pensamiento no lineal, y ello constituye un buen ejemplo de cambio de paradigma; hemos llegado al paradigma de la complejidad, que con respecto al principio de causa-efecto, para cuestionarlo, sólo necesita poner de manifiesto cómo las relaciones causa-efecto no obedecen a un patrón preciso ni exacto, siendo, por el contrario,  impredecibles y desproporcionadas. Como señala Redorta. “El nuevo paradigma nos ayuda a pensar desde lo simplificado a lo complejo, de lo cartesiano a lo no cartesiano, y, por tanto, de lo racional a lo intuitivo, de lo analítico a lo sintético, de lo reduccionista a lo holístico, y, en resumen, de lo lineal a lo no lineal.” (pág. 51).
Todo un reto, y por eso me gusta, en este año que acaba, dejar este post como última entrada; y abierto al 2010. Deseo un Feliz Año para todos, lleno de aceptación y alegría.

3 respuestas a “CAMBIO DE PARADIGMA EN LA GESTIÓN DE CONFLICTOS”

  1. Juan Pedro dice:

    Me ha parecido muy interesante tu post. Aunque parece que deja muy abierta la solución a los problemas, y, en este caso, a los que tienen que ver con los conflictos «esto es lo que hay». Soy psicólogo clínico, y en mi trabajo este planteamiento no lineal, holísitco partcipa de muchas orientaciones. Creo necesario que otras profesiones de ayuda, y nosotros mismos, como individuos, y como colectivo, lo valoremos. Feliz 2010!!!

  2. Gracias a los dos.
    Juan Pedro; acerca de la resignación que pareces sugerir como implícita en lo que supone que quede abierta la solución a los conflictos, tienes razón, eso puede parecer. Por tu profesión, tú mejor que yo conoces la necesidad de límites y de contención que aparece cuando los problemas resultan difíciles y dolorosos.
    En el post intentaba decir que, pese a eso, no podemos prever de manera objetiva ni lineal el proceso de resolución de esos problemas. Atender la necesidad legítima que las personas en conflicto sienten de ser sujetas, aun siendo algo necesario, no es el trabajo más importante de un mediador, que, en todo momento, ha de ser consciente de que el conflicto no le pertenece, y su solución no es lineal. Tampoco (y esto lo digo con especial énfasis) vale el planteamiento de «esto es lo que hay». Hace falta mucho coraje para intentar solucionar por esta vía un conflicto doloroso, y, desde luego, a quien elige un procedimiento de mediación no puede dejar de reconocérsele un importante grado de valentía. Cualidades ambas, cotaje y valentía, que están en todas las personas, y que, como digo en otro post del blog, generalmente necesitan refuerzo. La intención de los mediados es esencial, y, yo lo veo así, poco o nada tiene que ver con una una aceptación pasiva de acontecimientos; más bien todo lo contrario. De ahí a la confianza en el proceso, que es esencial, hay un camino más corto.

  3. ALejandro dice:

    Me gustaría saber más sobre los paradigmas de la mediación me pueden ayudar con referencias??
    Gracias

BUFETE MIJANGOS

Diego de León, 22, 5º Izq. 28006 Madrid

914 353 506

info@bufete-mijangos.es

Horario


Lunes-Viernes

10:00-14:00

16:00-19:00