Responsabilidad del mediador frente a las partes

La responsabilidad principal en la resolución del conflicto recae en los propios mediados, y esto merece una explicación, ya que, muchas veces en el despacho, ante esta afirmación, la pregunta es ¿y Ud. entonces qué papel juega en todo esto?  Por muy importante que haya sido el papel de un mediador al ayudar a alcanzar acuerdos en una negociación, no puede sustraerse a las partes su protagonismo a la hora de convenir voluntariamente una serie de pactos o acuerdos.

El mediador no puede imponer un acuerdo a ninguna de las partes; no puede ni siquiera tratar de influir en la adopción de decisiones por éstas, que son, finalmente, quienes van a vivir con ellas.

Sí puede, en cambio, facilitar la comunicación, desbloquearla cuando esto sea necesario, vigilar que ambas partes estén en igualdad de condiciones para negociar, corregir desequilibrios que hacen imposible que el acuerdo se asuma por los dos mediados, y, en fin, aplicar técnicas que faciliten el tránsito por un conflicto, su abordaje en las mejores condiciones posibles, y la aplicación de técnicas que faciliten, en cada caso, y dependiendo de las demandas del asunto, su negociación.

Esta entrada fue publicada en MEDIACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*