¿Existe un código de conducta en mediación?

El Council of Mediation Organization define la mediación como un enfoque, entre los distintos modos de abordar la resolución de conflictos en que un tercero imparcial interviene en una disputa, a requerimiento de las partes, para ayudarlas y facilitar la obtención de un acuerdo mutuamente satisfactorio acerca de las cuestiones objeto de discusión.

 

Se trata, pues, de una profesión con responsabilidades y deberes éticos. Su ejercicio implica la asunción de que toda persona/colectivo tiene derecho a negociar e intentar determinar los resultados de sus propios conflictos.

 

Los mediadores sabemos que nuestros deberes y obligaciones son complejos, y atañen a no sólo a las partes en conflicto, sino al propio proceso de mediación, al resto de mediadores, en su caso a los organismos que ofrecen y gestionan la práctica de la mediación.

 

Se dedican a la mediación profesionales que, frecuentemente, tienen otra formación anterior (psicólogos, abogados, educadores sociales … etc.) que, en cada caso, tienen su código deontológico correspondiente.  No obstante, el ejercicio de la profesión de mediador implica, en tales casos, la asunción de obligaciones adicionales. Veremos más adelante elementos de un código de conducta de un mediador individual, que contiene principios aplicables en su práctica, ya esa ésta privada o pública.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*