JORNADA ORGANIZADA POR EL GRUPO DE MAGISTRADOS EUROPEOS POR LA MEDIACIÓN. PROYECTO DE LEY DE MEDIACIÓN EN ESPAÑA

spacerEn el día de hoy, en la sede del Consejo General del Poder Judicial, se ha celebrado una interesantísima sesión de formación promovida por GEMME  (Grupo de Magistrados Europeos por la Mediación) ESPAÑA. En el programa previsto, cuestiones tratadas en intervenciones sumamente atractivas, relacionadas con diversas posibilidades de la mediación a las que nos iremos refiriendo en este blog. Hoy vamos a ceñirnos, por su relevancia, únicamente a una de ellas, y es la regulación de la mediación a nivel estatal.

 

Tras inaugurar la jornada la Vocal del Consejo Excma. Sra. Margarita Uría, D. Santiago Hurtado Iglesias, Secretario General Técnico del Ministerio de Justicia, ha realizado una exposición acerca de “La situación del proyecto de ley sobre mediación estatal”. Ya nos hemos referido (ver primer post del blog) a la necesidad de una Ley de Mediación. Es así, con independencia de la obligación que atañe a España, como Estado miembro de la Unión Europea, de elaborar un texto legal, antes del 21 de mayo de 2011, a fin de realizar la trasposición de la Directiva 2008/52, del Parlamento Europeo, conocida como Directiva Comunitaria sobre Mediación.

 El representante del Ministerio de Justicia hizo un esfuerzo muy loable por transmitir algunos de los principios que el Proyecto de Ley Mediación en que el Ministerio está trabajando, estarían contemplándose. Y decimos que fue muy loable, dada la indefinición en que dicho Proyecto debe encontrarse todavía. Sí quedó claro que permanecerán fuera del ámbito de la Ley todas aquellas cuestiones ajenas al derecho civil (que incluye el derecho de familia), y al derecho mercantil, y quedó en la más absoluta oscuridad si la mediación será o no, obligatoria, extra o intrajudicialmente. Quiere esto decir que no existe, en la actualidad, una posición acerca de si a los ciudadanos que, con algún problema legal de cualquiera de los ámbitos antes citados se les va a exigir, antes de iniciar un procedimiento judicial, haber intentado solucionar su conflicto en una mediación, o si el propio Juzgado que conozca de su asunto les podrá derivar a un mediador. Magistrados, Fiscales y Secretarios Judiciales asistentes se mostraron a favor de la obligatoriedad.  Personalmente, no puedo estar más de acuerdo. El propio Secretario General Técnico reconocía que en España no existe una cultura de mediación. Bien, pues hágase. El único modo es que sea necesario acceder a esta antes de iniciar un pleito. Si se la relega, si en este momento el Ministerio de Justicia no elabora un Proyecto ambicioso, no pasará de ser una muy bienintencionada regulación de una magnífica herramienta necesaria para el bienestar social, y, dentro de éste, un mejor funcionamiento de la Administración de Justicia, y corremos el riesgo de que termine vacía de contenido, como otros loables intentos (i.e. conciliación) anteriores.

Otra cuestión acerca de la que nos posicionamos es que debe existir mediación extrajudicial; con, o sin mediación intrajudicial, es necesario que exista (y así se demandaba esta mañana en el turno de preguntas) una oferta privada cualificada a la que se pueda acudir. Hasta ahora, la mediación se circunscribe al ámbito de la Administración; aunque se ofrece en despachos, como este, la mayoría de asuntos se ofrecen como parte de un servicio público. No debe ser así, se trata de una profesión de ayuda, y la oferta debe crecer.

El Secretario General Técnico dio a entender (al menos a mí) que la mediación no será obligatoria. Expuso las diferencias entre los sistemas judiciales de corte anglosajón (en Inglaterra es preceptivo intentar una mediación antes de litigar), y el nuestro. No compartimos, aun reconociendo esa evidente diferencia, que ello pueda afectar a los prolegómenos de un procedimiento, que, en buena medida, debería intentar evitarse.

Magníficas las intervenciones de los miembros de la carrera judicial que allí estaban, me dejaron con una muy grata sensación de que, desde posiciones responsables y seria, se valora muy positivamente la mediación, y no se escatiman esfuerzos personales por fomentarla, y hacerla crecer.

Esta entrada fue publicada en MEDIACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*